¡Qué daría!

¡Qué daría, Dios mío, porque Tú quisieras

que yo te amara como nadie hizo!

¿Tienes acaso mano tan fuerte

que lo haga posible?

 

Ay, ay, ay, si yo pudiera…

ya te lo he dicho.

 

Que en mi deseo muera

y Tú… me veas, me veas.

 

¿Tienes acaso mano tan fuerte

que lo haga posible?

 

Ay, ay, ay, si yo pudiera…

ya te lo he dicho.

 

2008 © San Pablo Comunicación SSP