Grandes a los ojos de Dios

Sois pocas en número

y en calidad todavía menos

a los ojos del mundo (Bis)

 

Pero Dios así lo quiere,

hágase su voluntad.

Y es que Dios así lo quiere,

esa es su voluntad.

 

Y es que sois grandes a los ojos de Dios,

no temáis, Él siempre os acompañará. (Bis)

2008 © San Pablo Comunicación SSP