A la huella, a la huella (Villancico argentino) Ariel Ramírez

A la huella, a la huella, José y María,

por las pampas heladas, cardos y ortigas.

A la huella, a la huella, cruzando campos,

ni cobijos ni fondas, sigan andando.

Florecitas del campo, flores del aire,

sin ninguno que arroja a donde nace,

dónde naces florcita que estás creciendo,

palomita asustada, brillo sin sueño.

A la huella, a la huella, José y María

con un Dios escondido nadie sabía.

A la huella, a la huella, los peregrinos,

encendí la tapera para mi niño.

A la huella, a la huella, soles y luna,

los ojitos de almendra, piel de aceituna.

¡Ay, burrito del campo, ay buen mansito!,

mi niño está viniendo, háganle sitio.

Un ranchito de cincha sólo le ampara,

los alientos amigos, la luna clara.

A la huella, a la huella, José y María

con un Dios escondido, nadie sabía.

A la huella, a la huella, José y María

por las pampas heladas, cardos y ortigas.

A la huella, a la huella, cruzando campos,

ni cobijos ni fondas, sigan andando.

A la huella, a la huella,

a la huella, a la huella.

 

 

 

2008 © San Pablo Comunicación SSP