A Cristo crucificado

Cristo mío, doliente y humillado,
eres lago infinito de ternura,
eres fuente perenne de dulzura,
eres manso Cordero degollado.

Crucificado contigo estoy; crucificado contigo (bis).

Yo quiero estar, mi Dios, siempre a tu lado.
De tu dolor, entrar en la espesura,
y de tu amor captar hasta la hondura
el misterio que encierra tu costado.

Crucificado contigo estoy; crucificado contigo (bis).

Quiero, Señor, bañarme en esos ríos del agua y de la sangre, que del pecho traspasado
brotaron en crecida.

Y allí quiero quedarme, Cristo mío, nadando sin cansarme, sin cansarme.
En tus aguas hallo vida.

Crucificado contigo estoy; crucificado contigo (bis).

2008 © San Pablo Comunicación SSP