Único

Padre de los hombres que son como niños,
guía para el hijo que dice tu nombre.
Tuyos son los ojos
que miran de frente
al ponerse el sol.
Eres ese Padre que sale al encuentro
del hijo que vuelve, que está de regreso…
porque eres el Único y me sientes único.

Una mano fuerte para sostenerme
y otra mano tierna para acariciar…
Tuyo es el oído
que escucha mis miedos
cada despertar.
Eres ese Padre que me deja libre,
que me deja inquieto, que me hace pensar…
porque eres el Único y me sientes único.

Eres calor del mismo sol,
el viento que sopla el amor.
La soledad que siento yo
apagas con tu aliento…

Porque eres el Único y me sientes único.

2008 © San Pablo Comunicación SSP