Aún

Aún estás ahí,
en el centro de la vida,
pero algún día ya no estarás
tú junto a mí,
habrás volado
detrás de un sueño,
como yo hice.

Tú serás yo,
yo seré tú
y juntos los dos
sabremos que en aquel invierno,
por nuestra casa,
cruzó una estrella,
tal vez un halo cargado de luz.

Aún estás ahí,
tu madre aún te sueña
y yo te siento
latiendo fuerte
junto a mi siembra.
Eres mi mano,
eres el fuego,
eres mi espera.

2008 © San Pablo Comunicación SSP