Alabado seas, mi Señor

Alabado seas, mi Señor,
por la Hermana Tierra,
nos cobija con tan gran amor
y nos gobierna.
¡Oh, Altísimo y Gran Señor,
Tuyas son las alabanzas,
todo honor y toda gloria
y toda bendición.
Por el Agua, nuestra hermana,
humilde y casta.
Por el Sol, radiante astro,
imagen tuya.
Por la Luna, nuestra hermana,
y las estrellas.
Por el Fuego que calienta,
seas alabado.

2008 © San Pablo Comunicación SSP