Cuestión de fe

Como apura el sol el atardecer,
así vivo yo cada minuto contigo.
Despertar de madrugada casi sin querer,
tener la sensación de que me falta el aire,
sin aire.

Dar un paso a ciegas por pura fe
o convertirse en el esclavo de que uno ve,
vivir de lo que advierten mis sentidos
o de lo que intuimos.

Es una cuestión de fe.
Es una cuestión de fe.
Es una cuestión de fe.

Ver el destino escrito en las estrellas
o en la palma de la mano.
Qué es mejor, morir joven que viejo.
que los peces son capaces de vivir sin agua, sin agua.

Del lado del Buda o de la media luna,
de la cruz gamada o de la estrella roja,
ver el futuro manchado de negro
o vender optimismo hasta en el infierno.

Es una cuestión de fe.
Es una cuestión de fe.
Es una cuestión de fe.

Como apura el sol el atardecer,
así vivo yo cada minuto contigo.
Como apura el horizonte al amanecer,
así busco yo que todo tenga sentido.

2008 © San Pablo Comunicación SSP