Siguiéndote

Siguiéndote, Señor, no me podré perder,
siguiéndote, Señor.

 Por senderos y ríos y valles y montes y el mar.
Por la gente, la vida, la lucha, la risa, el amor.

 

2008 © San Pablo Comunicación SSP