Testigos de esperanza

Estrellas
que brillan en la oscuridad del mundo,
que saben soledades al desnudo,
bebieron el dolor de los demás.

Testigos
que abandonando patria y sus amigos
siguieron tras los pasos del mendigo,
marcharon sin saber si volverán.

Fundieron su corazón, sus fuerzas con miseria de tantos,
besaron heridas, que curaron con sonrisas de amor;
Y gastan su vida en el silencio y el olvido de muchos,
¿Quién quiere ser otro misionero del amor, ser feliz?.

Queremos ver cómo los hombres son hermanos
y han unido así sus manos para juntos caminar.
Queremos ser otro San Pablo por la vida,
los testigos de esperanza, los amigos de la paz.

Misioneros de paz,
esperanza que dar.
Misionero eres tú
para un mundo sin luz.

Sois la sal de la tierra,
fermento en la masa,
la semilla del bien,
testigos que esperan...

Misioneros de paz,
esperanza que dar.
Misionero eres tú
para un mundo sin luz.

Sois la sal de la tierra,
fermeno en la masa,
la semilla del bien,
testigos de esperanza.

Estrellas
que tejen de oración tanto silencio,
enjugan con su faz el sufrimiento,
son carne de aquel que venció en la cruz.

Testigos
que arriesgan como flor en primavera,
cortando el tallo que del sol naciera,
lavando con su sangre todo mal.

Fundieron sus ojos con los niños y los pobres más pobres;
contagian el fuego de la vida que ha encendido el amor.
No dudes si sientes la llamada y dice: pronto, ven pronto;
¿quién quiere ser otro misionero del amor, ser feliz?.

Queremos ver cómo los hombres son hermanos,
y han unido así sus manos para juntos caminar.
Queremos ser otro San Pablo por la vida,
los testigos de esperanza, los amigos de la paz.

Misioneros de paz...

2008 © San Pablo Comunicación SSP