Pablo está preso

Pablo está preso, encadenado.
Y aún desde ahí nos da testimonio.

Dice que muchos
lo han abandonado al verlo ahí,
pide que no tengamos
verguenza alguna de su sufrir.

Pablo está preso y entre cadenas.
Aún nos anima a no rendirnos.

Que nos acordemos de aquellos
que hoy están como él,
y que soportemos
lo sufrimientos por nuestra Fe.

Que demos testimonio
con alegría de nuestro Dios,
que él pondrá en nosotros
su fortaleza y también su amor.

Y por eso sigo sin ver atrás,
sé bien a Quien creo y donde mi fe está,
estoy convencido que Dios es fiel.
Que sigue a mi lado
y fuerza me da.

Pablo está preso
pero aún es libre.

2008 © San Pablo Comunicación SSP