Alégrense en el Señor

Alégrense en el Señor,
(se lo repito)
alégrense en el Señor,
que su bondad todos la conozcan,
alégrense en el Señor.

No se angustien por nada
y en cualquier circunstancia
vuélvanse a la oración,
pídanle y denle gracias
cuando hablen con Dios.

Y la paz de Dios que es muy superior
a todo lo que puedan pensar,
cuidará sus corazones,
cuidará sus pensamientos
en Cristo Jesús.

2008 © San Pablo Comunicación SSP