Aleluya

He escuchado palabras que hablaban de amor
pero el mundo no las oyó;
promesas de nueva esperanza y nada cambió.
Dame, Señor, una sola palabra y mi alma sanará,
la voz que clame en el desierto ¡Aleluya!.

Que tu Palabra llegue a los pobres
y alimente su corazón,
Palabra de vida eterna que haga justicia y venza el rencor.
Dame, Señor, una sola palabra y mi alma sanará,
que se hagan rectas todas tus sendas ¡Aleluya!.

ALELUYA, ALELUYA, ALELUYA.

Habla, Señor, que tu siervo escucha.
Que se haga tu voluntad.
Guarde mi fe tu mensaje, la Nueva Alianza se hará realidad.
Dame, Señor, una sola palabra y mi alma sanará,
la voz que clame en el desierto ¡Aleluya!.

2008 © San Pablo Comunicación SSP