¿Cómo podré pagarte?

¿CÓMO PODRÉ PAGARTE, MI SEÑOR?
¿CÓMO PODRÉ EXPRESARTE MI AGRADECIMIENTO POR CUÁNTO HACES EN MÍ?
¿CÓMO PODRÉ PAGARTE, MI SEÑOR?
¿CÓMO PODRÉ EXPRESARTE MI AGRADECIMIENTO SI TODO LO TENGO POR TI?

Te amo, mi Señor, porque escuchas mi voz suplicante, porque inclinas tu oído hacia mí cada vez que te invoco.
Siendo atrapada por redes de muerte,
estando enredada en los brazos del caos
en la tristeza y angustia profunda, yo te invoqué: “¡Señor, salva mi vida!”.


El Señor es bueno y justo, nuestro Dios es todo ternura, mi Señor guarda a los sencillos, estando ya sin fuerzas me salvó.
Alma mía, vuelve a tu calma,
reposa, descansa en tu Dios
porque Él protegió tu vida, te consoló.
¡Caminaré en tu Presencia, Señor!

Alzaré la copa de la Vida bendiciendo tu Nombre y cumpliré mis votos entre el pueblo sostenida por tí.
Me has liberado de las cadenas,
a tu servicio empeño mi existencia.
Cumpliré mis votos entre el pueblo y te alabaré todos los días de mi vida.

2008 © San Pablo Comunicación SSP