Mamma

Mamma
se encuentra sentada
en la sala de espera del doctor.
Llora desconsolada,
sabe que no hay solución.

Me pregunta si yo he visto a Dios.
No me atrevo a decirle que no.
Yo le hablo de un ángel que me vió crecer
y me proteje desde mi niñez.

Si pudiera caminar en el tiempo hacia atrás,
no dudaría en cambiarme por tí.
Si pudiera caminar en el tiempo hacia atrás,
habría tanto que recuperar.

Mamma, no llores más,
nos veremos en la eternidad.
Mamma, no llores más,
nos volveremos a encontrar.

Llega de vuelta a casa,
los ojos abiertos de par en par.
Tiene la mirada cansada,
apurando el tiempo para recordar.
Y me cuenta cómo era cuando nací,
cómo he llegado a lo que soy desde lo que fuí.
Y me cuenta cómo era mi padre,
cómo a ella le tocó sufrir.

Si pudiera caminar...

2008 © San Pablo Comunicación SSP