Escúchame

Una lágrima resbala
lentamente por mis labios:
son mis palabras, que están llenas
de angustia y de dolor.

Una melodía que suena
desde lo más hondo de mis venas:
son mis palabras
cuando salen de dentro del corazón.


Escúchame,
porque hay algo más que palabras en mis labios,
escucha el latido de mi corazón.
Escucha el latido de tu corazón.

2008 © San Pablo Comunicación SSP