Eres bendición para mí

1. Cuando me miras hermano mío,
cuando me miras eres bendición para mí
y es tu mirada como agua clara,
eres torrente, beso de Dios.

2. Cuando te acercas y me das fuerza,
cuando te acercas eres bendición para mí,
es tu presencia luz que recuerda
el amoroso rostro de Dios.

No puedo resistirme a tu abrazo Señor,
no puedo evitar tu mirada,
no puedo evitar que me seduzcas,
que me cuestiones
a través de mi hermano.

3. Cuando interrogas lo que no ayuda,
cuando interrogas eres bendición para mí,
y en el encuentro vivo y presiento
el compromiso que pide Dios.

4. Cuando consuelas la noche oscura,
cuando consuelas eres bendición para mí,
y es tu cariño pan del camino,
tienda cercana, toque de Dios.

No puedo resistirme a tu abrazo Señor...

5. Cuando me dices que mire el mundo,
cuando me dices que no puedo seguir igual,
que la injusticia mata y derrumba
entorpeciendo el amor de Dios.

2008 © San Pablo Comunicación SSP