La vida es Cristo

Para mí la vida es Cristo, la vida es Cristo, mi vida es él.

Qué más puedo desear que dejarme la piel por vivir lo que él vivió, por amar lo que él amó por servir a quienes él sirvió.

Que no me vengan a decir que es un cuento, una ilusión, que yo me meta en mi vida y nunca en la de los demás, pues gratis lo he recibido y gratis lo quiero dar.

2008 © San Pablo Comunicación SSP