Herido

Llegó con tres heridas: la del amor,

la de la muerte, la de la vida”.

Miguel Hernández

Herido por la daga de un amigo,

herido por el pan que no te dimos,

herido por las calles del olvido

negociando tu destino,

herido por la rabia del camino.

Herido por la daga de un amigo,

herido por la paz que no te dimos,

herido por las calles del olvido

negociando tu destino,

herido por la rabia del camino.

 

Sabes de andar, caerte y levantarte sin parar;

lamentarás no haber llegado a tiempo de atrapar

tanta bondad que rota se diluye

y asoma entre las zarzas su mordaz fragilidad;

herido en tantas sombras que gritan, te nombran, y no estás.

 

Recordarás que en otros tiempos todo era igual,

harto de ti, de todo lo que ha sido este pesar,

sin lágrimas que puedan refrescarte

ni mantas donde puedas cobijar y encontrar, 

sueños que curen, labios que apuren tu cal.

 

2008 © San Pablo Comunicación SSP