En el pequeño mundo de mi alma

En el pequeño mundo de mi alma,

con el oído de la pureza me parece oír

una t􀂢ompeta sonora, con sonido ter􀂢ible,

que me anuncia que Tú vives solo en el ser;

y todas las criat􀂧ras se inclinan reverentes

en lo más prof􀂧ndo de su nada.

En el pequeño mundo de mi alma,

veo a todos los hombres limitados

y todo me parece una mentira

y sin ser alg􀂧no en sí mismo.

En el pequeño mundo de mi alma,

siento sabiduría, pureza, amor, g􀂢andeza,

reposo, omnipotencia, luz, sencillez,

mansedumbre, belleza de vida eter􀂛a…

En el pequeño mundo de mi alma,

veo, sin ver, t􀂧 majestad suprema

que ejerce su señorío y lo contiene todo,

y mi pequeño espírit􀂧 se inclina ante Ti,

con una adoración de reverencia prof􀂧nda,

desde todo el abismo de mi nada.

En el pequeño mundo de mi alma,

me haces entender que yo no existo sino en Ti.

Mi espírit􀂧 huye de mí y descansa en Ti,

mi único bien infi nito.

2008 © San Pablo Comunicación SSP