Ave María, llena de gracia

Ave, María, llena de gracia.

Ave, María, llena de amor.

Ave, María, firme esperanza

de los que buscan a Dios.

 

No hubo en el mundo mujer como tù,

no hubo en la historia amor cual tu amor.

Por eso en la vida no hay luz sin tu luz,

por eso tú has sido la madre de Dios.

 

Tú eres camino que lleva a Jesús,

tú eres sendero que lleva hasta Dios.

Tú eres apoyo de nuestra inquietud,

tú eres aliento de nuestra ilusión.

 

Dios quiso fijarse en tu sencillez,

Dios quiso premiarte al ver tu humildad;

a Todos nos diste ejemplo de fe,

ejemplo de vida, de amor y bondad.

2008 © San Pablo Comunicación SSP