Artículos

La pobreza del músico de Dios

Olga Cecilia Bustamante

Recordemos la recomendación de Jesucristo a sus discípulos en el Sermón de la Montaña: "Bienaventurados los pobres de espíritu... " Esto quiere decir según San Agustín, "no los pobres en riquezas, sino en deseos" (S53A,2) ó  "el pobre de Dios lo es en el alma, no en la bolsa" (CS 131,26).

Soy una mujer que le canta al Señor con la voz y con la vida. No sé qué es vivir en la pobreza material, porque hasta el momento he tenido lo necesario para la subsistencia de mi familia y la mía propia, ¡¡¡gracias a Dios!!!. Pero tampoco sé que es la abundancia, tal vez porque eso puede dañar mi espíritu.

¿Qué significa ser un artista pobre de espíritu? Los artistas pobres de espíritu son aquellos que demuestran humildad, piedad, que comparten sus dones con los necesitados, que enseñan y dan de lo que saben y tienen a los demás. Que lo que ganan con su trabajo artístico se revierte en la evangelización musical y en obras solidarias.

En un artista humilde no cabe la soberbia, la vanidad, el orgullo y la vanagloria. Cuántos artistas se creen intocables y sagrados, por sus talentos y su profesionalismo artístico. Estos artistas son pobres en el alma, porque no reconocen que lo que son, ha sido por obra del creador y no por mérito propio.

En el camino a la santidad, los artistas que renuncian a todos los bienes materiales son "almas grandes", como San Francisco de Asís, poeta que le cantó a la vida, a la muerte y a la todo lo creado por Dios.

Pero, en el proceso transformador del arte se necesitan los recursos para concluir una obra teatral, pictórica, musical, arquitectónica, entre otros. Los medios son necesarios en la producción de obras. De lo contrario, un Miguel Ángel no hubiera podido pintar la capilla Sixtina, o Palestrina no hubiera desarrollado la genialidad musical que Dios le regaló y que aplicó como "Maestro de Capilla" en la Basílica de San Pedro, en Roma.

Un artista de Dios pobre es aquel que vive en la austeridad. Como lo dije anteriormente, vivir en la austeridad no significa prescindir de los medios necesarios para transformar con esfuerzo y trabajo, la naturaleza que Dios le dio al ser humano. Es indiscutible, que en el proceso de un producto artístico final se necesitan de conocimientos y de medios, los cuales se adquieren de acuerdo con la historia musical del hombre, con trabajo remunerado en especie o en dinero.

Músico de Dios: ¿ De qué te sirve padecer la pobreza material si puedes caer en la codicia, o si tu corazón se consume en los deseos?

Qué es mejor: ¿Ser un artista humilde de corazón o un artista pobre, soberbio, y lleno de orgullo?

Aprender a ser pobres es aprender a ser piadosos y humildes de corazón a ejemplo de la Santísima Virgen María. El cristiano comprometido con la evangelización artística debe crecer en virtudes como la docilidad, la piedad, la fe, la caridad y la fidelidad a Dios. Estas son las verdaderas riquezas, además de todos los dones y talentos recibidos, que nadie nos puede robar y que se llevan a la vida eterna. En Comunión.

Olga Cecilia Bustamante.

Fuente: http://www.cristomania.com/archivo/articulos/2002/abril_02.htm

 

Insertar comentario

Versión para imprimir

Recomendar a un amigo

2008 © San Pablo Comunicación SSP