Artículos

Martín Valverde y Rogelio Cabado hacen caminar a Pablo

Religión en libertad

El Año Paulino, que dio comienzo el pasado 28 de junio y tendrá una duración de un año, da mucho de sí porque la personalidad de Saulo, luego Pablo y luego san Pablo, está, digamos, llena de matices espirituales.

También, como no podía ser de otra forma, en el mundo de la música (recordemos que cantar es orar dos veces) Pablo también ha causado una onda impresión que se ve reflejada en la labor gozosa de algunos autores que han dedicado la inspiración del Espíritu a decirnos lo que, para ellos, es el apóstol de los gentiles; es más, lo que supone en nuestro mundo de hoy.

Así, durante tres días, los autores de música cristiana Martín Valverde y Rogelio Cabado van a hacer que Saulo de Tarso, luego Pablo y luego san Pablo, vuelva a mover su Palabra, ahora en forma musicada, para traernos al presente lo que nunca nos ha abandonado: la fe, promesa universal de Cristo, que está al alcance de cada persona que quiere acercarse a la Verdad y permanece a nuestro lado y está en nosotros.

Será en Valencia, el 31 de octubre, en Madrid, el 1 de noviembre y en Sevilla, el 2 de noviembre.

Cada uno de estos autores ha dedicado su esfuerzo intelectual y musical según los talentos que Dios les ha dado y que son, digamos, diversos pero complementarios en el destino de su esfuerzo; haciéndolos rendir según nos dice la parábola de los mismos (Mt 25: 14-30, porque “El Reino de los Cielos es…” y, por lo tanto, “Dios es…” como Quien dona los talentos para que se haga provecho de ellos y no se echen a perder olvidados en el cajón de la comodidad o la molicie) Por tanto, tal como Martín Valverde hace, por decirlo así (por lo escuchado y por su mismo título “Pablo íntimo”) una aplicación, al cristiano común, de la doctrina de Pablo , a cada uno de nosotros, Rogelio Cabado hace un recorrido por la vida de Saulo (así se titula su disco “Saulo vive hoy” transmitiendo el mensaje de la Familia Paulina.

Por tanto, las canciones que, verdaderamente, nos regalan, nos ofrecen la posibilidad de conocer a san Pablo de una forma cercana, actual, de hoy mismo.

Títulos como “Cuando era un niño”, “Cuando soy débil” o “Ya no vivo yo”, de Martín Valverde, o “Me elegiste”, “Hijos de la Iglesia” o “Testigo de esperanza”, de Rogelio Cabado, con muestra de cómo, cada cual, según sus propias características, sabe actualizar un mensaje que no ha muerto ni es antiguo ni carca. Muy al contrario, es plenamente válido.

Por eso se entiende lo dicho por Benedicto XVI en la homilía de las Primeras Vísperas de la Solemnidad de Pedro y San Pablo de 2007: “Hacer que la Iglesia no se identifique jamás con una sola nación, con una sola cultura o con un solo estado. Que sea siempre la Iglesia de todos. Que reúna a la humanidad más allá de las fronteras y que, en medio a las divisiones de este mundo, siempre haga presente la paz de Dios, la fuerza reconciliadora de su amor

De los gentiles, apóstol, Pablo, así.

Y, por eso, también se entiende lo hecho, en esta ocasión, por Martín Valverde y Rogelio cabado, transmisores de la fe y misioneros al estilo de Pablo que gira, con ellos y, gracias a Dios, con todos nosotros.

Gracias, pues, por dirigir, de forma tan gozosa, vuestros talentos.

Eleuterio Fernández Guzmán

 

Insertar comentario

Versión para imprimir

Recomendar a un amigo

2008 © San Pablo Comunicación SSP