Artículos

Martín Valverde: Una fe bien entendida

Eleuterio Fernández

Como ya dije la semana pasada Martín Valverde y Rogelio Cabado iban, van, a ofrecernos su música elaborada sobre un tema bien querido por los cristianos: san Pablo y su quehacer como misionero.

Los conciertos serán en Valencia, el 31 de octubre, en Madrid, el 1 de noviembre y en Sevilla, el 2 de noviembre.

Por lo tanto, el primer concierto es, ya, mañana mismo, en Valencia.

El que esto escribe ha entrevistado a Martín Valverde y le he propuesto que responda a cuatro sencillas preguntas pero que, sin duda, podían darnos una idea del sentido de la fe que, para el cantante costarricense, tiene la creencia en Dios.

Tales han sido las preguntas y tales las respuestas. En las segundas podemos encontrar, sin duda, un sentido que, asimilado por el cristiano, le puede ayudar a caminar por este proceloso siglo en el que vivimos.

Eleuterio Fernández Guzmán /ReL.- ¿Qué es la Fe para Martín Valverde?

Martín Valverde.- “Para mí la fe es el resultado eficaz y vivo de un Encuentro, una razón que lo que explica todo, que lo sostiene todo, que completa lo que la misma inteligencia apenas alcanza a terminar de explicar. El que encuentra su fe encuentra su misión, y de ahí me sostengo para mi propio trabajo, más allá de sentimientos me quedo con certezas, con la fe”.

Así, bien podemos decir que, para Martín Valverde, se hace necesario encontrarse con Cristo y, tras el encuentro, tomar como misión nuestra, particular, la que nos corresponda según nuestros talentos y capacidades.

Ahora nos propone, en su disco “Pablo íntimo”, un acercamiento al apóstol de las gentes y, con ello, retomar la misión que, a lo mejor, por el devenir del mundo, hemos olvidado.

EFG/ReL.- ¿Qué mensaje, básico pero sustancial (que sea entendido por todos), quiere transmitir Martín Valverde con sus canciones?

MV.-“A aquel que me escucha: no te puedo exigir que creas en Dios, pero yo estoy obligado a comunicarte que Dios (por encima de todo, de nuestra historia, de nuestra realidad), Dios Cree en ti.

En la general: la vida debe ser vivida y valorada en cualquiera de sus presentaciones y limitaciones, el amor se recibe, se merece y por eso lo anuncio. A los que no creen, la meta mínima es anunciarles a Cristo y Cristo Resucitado, que se atrevan a creer en la Divinidad Amorosa de Jesús, a los que ya creen que se atrevan a creer y a sorprenderse con la humanidad amorosa de Jesús".

Como es reconocido por todos, la libertad que Dios nos da incluye, claro, creer en el Creador o no. La Fe, como dijo en Madrid Juan Pablo II Magno, se propone pero no se impone. Por eso, la proposición que hace Martín Valverde es, digamos, una oferta de un mundo mejor, un entendimiento amoroso de la existencia, un recibir a Dios porque, efectivamente, cree en nosotros. Pero el hecho de creer es, digamos, suficiente sino que, además, la sorpresa que, muchas veces, nos produce Cristo, la hemos de tomar como nuestra: su amor y misericordia nos son dadas para gozar de ellas.

EFG/ReL.- ¿Cree Martín Valverde que la Fe está, hoy, en peligro, ante/en el mundo?

MV.-“El que no revisa y aprende de la historia se condena a repetirla. La Fe ha estado amenazada de muy diferentes maneras a lo largo de la historia, las formas han variado terriblemente, y al final, para sorpresa de todos, aún después de guerras y tremendas injusticias de lesa-humanidad renace y permanece. Revisando en especial a los jóvenes con los que más comparto y trabajo puedo descubrir entre ellos el factor ‘indeferencia total’ que se ha vuelto crónico y canceroso para poder simplemente auto-encontrarse, eso es verdadero riesgo y enfermedad para la fe y la misma sociedad.

La Fe siempre ha sido criticada y atacada, sin embargo el mayor peligro no es ese, sino que los que creemos caigamos en tal indeferencia y pasividad, que permitamos que un triunfalismo interno nos haga hacer nada y conformarnos con todo, paralizando la misión fundamental de la Iglesia y de los creen".

Esto es, digamos, un aviso en toda regla al conformismo que, dentro de la misma Iglesia católica, persiste. Una llamada a la atención sobre lo que de relativismo hay en el creyente católico y lo que tal realidad espiritual supone: dejadez de la práctica religiosa, inaplicación de valores cristianos a la vida ordinaria, riesgo de caer en prácticas ajenas a la fe católica, etc.

Aunque la Iglesia siempre ha sido perseguida, no es menos cierto que ya dijo Cristo que siempre estaría con nosotros hasta el fin de los tiempos. En eso, a pesar de todo, debemos acogernos para no caer en la tentación del indeferentismo.

EFG/ReL.-¿Qué haría Pablo hoy?

MV.-“Es justo Pablo quien grita que no nos hagamos y amoldemos al pensamiento de moda que nos rodea, (Romanos 12), por lo que me ha tocado aprender de éste León de Dios, sé que su mayor premisa y misiva sería la misma de entonces ¡Evangelizar!, (¡Ay de mí! Si no?) Pablo seguiría tercamente llevando el mensaje de amor de la Cruz y de poder del Sepulcro vacío, con un ¡hoy más que nunca!, y como el gran Apóstol no está, pues nos toca a nosotros llevar es dulce responsabilidad. ¿o no?”.

Concierto

Pero Pablo aún vive. Por eso se oye su grito llamándonos a la evangelización para ser o, al menos, imitar, la santa terquedad que le llevó, hasta la muerte, por los caminos del mundo, transmitiendo un mensaje que le había cautivado, convencido y atrapado porque Cristo vive y está con nosotros.

Por eso, cuando se tiene un sentido de la fe que es, digamos, tan arraigado en la verdad y en una verdadera vivencia de la misma, nada mejor que manifestarla, al mundo, de la forma en que lo hace Martín Valverde.

Y nada mejor, tampoco, para nosotros, que admirar, viéndolo y oyéndolo, tan especial sentido.

Fuente: http://religionenlibertad.com/blog/index.php?blog=23&p=1549&more=1&c=1&tb=1&pb=1#more1549

30.10.08

 

Insertar comentario

Versión para imprimir

Recomendar a un amigo

2008 © San Pablo Comunicación SSP