Artículos

Kairoi: "Estas canciones huelen a renovación"

Vida Nueva

Grupo musical cristiano

Kairoi(Glòria Carrizosa- Foto: Nacho García-Casarrubios) Georgina Blanch y Juanjo Borredà, cantantes; Àlex Molina y Éric Díaz, guitarristas, Juanjo Gutiérrez (J.J.), bajista; Carles Astor, percusionista; Jaume Palau, batería; y David Romero, técnico. Están el 15 y 16 de marzo en Madrid para presentar el nuevo CD de Kairoi, Caminando. Aunque este grupo musical cristiano empezó hace 30 años –ya es un viejo conocido de muchos que han tarareado sus canciones y gracias a ellas han profundizado en la oración–, éste es el primer CD para los componentes actuales del grupo (sólo Jaume, marista, está en el grupo desde sus inicios).

“Nuestras letras han evolucionado, como la sociedad ha cambiado. Cuando empezó Kairoi yo no había nacido –afirma Georgina, natural de Mataró (Barcelona)–. Antes cantaban ‘Alabaré a mi Señor’, y ahora decimos ‘Rompemos molduras y estructuras viejas’, pero también somos Iglesia”.

Caminando sale a la luz para conmemorar el centenario de la presencia marista en el Monasterio de las Avellanas (Lérida). Todos los componentes del grupo han vivido las impresionantes Pascuas Jóvenes que los maristas organizan allí desde hace años. “Éste es un conjunto de canciones que emanan sensaciones, recuerdos que puedes tener en relación con el Monasterio. Pero no hemos querido hacer un disco cerrado, cualquiera que lo escuche puede hacerlo suyo”, comenta J.J.

“La que más me gusta cantar es ‘Somos Iglesia’, porque la letra es superfresca –dice Georgina con el entusiasmo de sus 20 años–. Huele a renovación, apoya a los jóvenes en su camino, sus dudas”. Juanjo Borredà, cantante y profesor en los maristas, ha escrito la mayoría de las letras, aunque “todos han aportado sus experiencias”. Durante varios veranos, él ha sido monitor de niños con discapacidades psíquicas y motrices. A ellos va dedicada la canción rumbera ‘No pasa ná’. “Queríamos hacerlos presentes en la cotidianidad, en la Iglesia”. Ellos mismos admiten que les impactó cantar en Lourdes ante los enfermos: “A veces tenemos prejuicios para tratarlos. Pero durante el concierto desprendían una gran energía, cantaban y lo vivían como si fuésemos pop-stars”, recuerda Georgina.

Estética actual

Kairoi ha empezado a ofrecer conciertos a alumnos de Primaria. “Creemos en la música como medio de evangelización –afirma Juanjo–. Es un proyecto muy estimulante hacer que los niños puedan descubrir la fe de una forma vivencial”. El siguiente paso es llegar a los adolescentes. La estética del grupo puede conectar con los jóvenes, que ven que estos cantantes católicos son como tantos otros. “No es una pose, somos como somos, podemos llevar un piercing o pendientes… No intentamos convencer a nadie, sólo transmitir emociones y aportar nuestras vivencias del mundo y de la fe”, añade Àlex.

El primer concierto de la gira será el 4 de abril, en la Pascua de las Avellanas. En Barcelona presentarán el CD el 30 de mayo, y a partir de septiembre darán conciertos en Madrid.

Georgina es el único miembro de Kairoi que se dedica a la música de forma profesional. Estudió desde los tres años en el Conservatorio de Música de Mataró, acabó Piano y continuó con Música Moderna en Barcelona. Aspira a vivir de la música (ver En esencia) y actualmente canta en una orquesta, pero lo que le apasiona es dirigir una coral de gospel.

“Grabar este disco ha sido un regalo precioso –agradecen a su productor David Palau y a la editorial San Pablo–”. “Lo habitual en el mundo de la música es que cada uno vaya a su rollo. La ilusión que hemos vivido aquí no se puede explicar. Por encima de todo, somos amigos que sentimos la música, y esto se nota”, asegura Georgina tras tantas horas de ensayos y de esfuerzo, que todos hacen de forma gratuita, y convencida de que la mejor recompensa es compaginar estudios y trabajo con algo que les aporta tanto.

Kairoi transmite, a través de la música, su amor por la Iglesia, son un medio de evangelización moderno, su juventud y frescura es la mejor forma de conectar con un público que está ansioso de experiencias como ésta.

En esencia

Una película: This is it, el homenaje póstumo a Michael Jackson.

Un libro: Desde mi cielo, de Alice Sebold.

Una canción: Tu sonrisa.

Un deporte: cargar y descargar el camión…

Un rincón del mundo: el Monasterio de las Avellanas.

Un recuerdo de infancia: la representación de Els Pastorets de Mataró.

Una aspiración: poder dedicarme a la música.

Un deseo frustrado: no me gusta frustrarme, todo llega cuando tiene que llegar.

Una persona: Juanjo.

La última alegría: escuchar el resultado de lo que hegrabamos.

La mayor tristeza: la intolerancia.

Un sueño: que la gente vea la música como una profesión.

Un regalo: estar con Kairoi.

Un valor: la constancia.

Me gustaría que me recordasen… por lo que vivo y soy.

 

Publicado el 12.03.2010 en el nº 2.699 de Vida Nueva.

 

Insertar comentario

Versión para imprimir

Recomendar a un amigo

2008 © San Pablo Comunicación SSP